Calidad Ambiental en Interiores (CAI)

Como calidad aceptable del aire se define el aire que no contiene sustancias contaminantes en cantidades tales que resulten nocivas para la salud y evaluación de las condiciones de confort sean satisfactorias para el 80% de las personas expuestas. Además, el aire debe estar libre de aditivos procedentes de las operaciones de limpieza e higienización con objeto de prevenir los riesgos para la salud que puedan generarse en estos espacios interiores.

espacios interioresLas nuevas tendencias en la edificación hermética, la sofisticada tecnológica y equipamiento urbano implican un aumento considerable de la exposición a contaminantes ambientales biológicos, químicos y físicos en el interior de los edificios, que repercuten en el incremento de patologías que pueden ser desde una simple fatiga o molestia, hasta síntomas compatibles con alergias, infecciones y cánceres, entre otras.

Los contaminantes son de índole física, química o biológica y sus valores dependerán del tipo y actividad que se desarrolle en el edificio.

Realizar una evaluación de Calidad Ambiental de Interiores previene los riesgos para la salud de las personas que ocupan los edificios, se cumple con los requisitos legales y al mismo tiempo se obtiene un mayor ahorro de energía dentro de la instalación.

La evaluación debe ejecutarse con una adecuada inspección visual previa, inspección microbiológica (en aire y superficies) y de materia particulada (mediciones de polvo inerte y fibras) en superficie.

Si existe evidencia de crecimiento microbiano la higienización es de práctica necesaria.

Cehiman para realizar una correcta evaluación de la Calidad Ambiental de Interiores desarrolla:

    • Un diagnóstico previo de su instalación según la Norma UNE-171330
    • Inspección higiénico sanitaria de las instalaciones de ventilación, realizando:
    • Inspección visual del sistema.

Sistema robotizado

  • Inspección, por medio de equipos técnicos, sistema robotizado de video inspección, (vídeo-inspeccionar conductos horizontales con grabación de vídeo de alta resolución y toma de fotografías. Limpieza por sistema de cepillado.Higienización con ozono) para conocer el estado y características del sistema de conductos.
  • Control ambiental: Análisis de los diversos contaminantes habitualmente presentes en el aire interior para determinar su concentración y comparar con las normativas aplicables:
  • Factores físicos: tª, Hr, ruido, etc.
  • Contaminantes químicos: partículas, Monóxido de carbono (CO) Dióxido de carbono (CO2), Óxidos de Nitrógeno (NOX), Dióxido de Azufre (SO2), Amianto, Radón, Humo de tabaco,  etc.
  • Contaminantes microbiológicos: hongos, bacterias, alérgenos, etc.
  • Informe diagnóstico: Informe que recoge las actuaciones y conclusiones del estudio junto con las medidas correctoras derivadas emitidas por nuestros técnicos.